Moda años 80 en hombres

La moda masculina de los 80 es única y, parte de ello, se debe a que estaba marcada por muchos factores. El estilo de vida, el momento político, la música y ese espíritu emprendedor que empezaban a tener en un mundo que parecía más revolucionario y aperturista que nunca. Un entusiasmo por la vida y la cultura de la época que se ve perfectamente reflejado en cada prenda y estilo.

Colores vibrantes, looks desenfadados, pantalones vaqueros, estilos deportivos… podemos encontrar mucha inspiración en esta icónica época. Tanto es así que estamos tomando el relevo y, actualmente, este estilo vuelve a ser el protagonista en los escaparates de moda para hombre.

La moda de los 80 en hombres vuelve al panorama actual

La moda de los 80 era sinónimo de estridencia hasta hace poco tiempo, un estilo del que se renegaba abiertamente. Demasiado color, ropa en exceso holgada y prendas con hombreras por todas partes. Esto parecía una inmensa patada hacia la estética del hombre elegante y contemporáneo. Poco a poco, sin que nadie lo viera venir, se ha terminado colando en las tendencias, las pasarelas y los armarios.

El estilo masculino de los años 80 ha vuelto con fuerza a nuestras vidas y, contra todo pronóstico, nos encanta. Algo de bueno tendría toda esta moda tan particular para que consigamos rescatarla en la actualidad y elevarla hasta lo más chic en prendas para hombre. Las bombers parecen fundamentales en cualquier fondo de armario y las prendas vaqueras son lo más adecuado para prácticamente cualquier ocasión. Indaguemos en cómo era realmente en una época que tiene más presencia que nunca en la actualidad.

La moda preppy masculina de los años 80

La moda preppy es sinónimo de formalidad. En este estilo destaca la elegancia, las camisas, los chalecos y todo atuendo en el que no falte el mínimo detalle: el hombre impoluto. Lo común es que se emplee para acudir a la oficina, a las reuniones de negocios o a las citas que tienen cierto protocolo social. Hay personas que integran este estilo en su día a día como sello de identidad.

En los 80 comenzó a tornarse más desenfadada. Fue una época en la que se buscaba romper la barrera de la formalidad que dominaba en las empresas propias de los 50, los 60 e incluso se conservaba en los 70. En ese punto se creó la mezcla magistral: combinar la ropa formal con accesorios que son de espíritu deportivo. De ahí los fantásticos trajes oversize que se lucen con zapatillas de deporte, algo que actualmente hemos adoptado de nuevo.

La ropa deportiva de hombre en la época

La ropa de deportes era de uso exclusivo en los gimnasios y ámbitos en los que se hacía actividad física hasta los años 80. Esto marcó sin duda un punto de inflexión en la moda masculina para siempre, especialmente en los entornos cotidianos o informales. En esta década decidieron crear prendas para hacer ejercicio repletas de color, con formas holgadas, acordes a la moda del momento y con todo tipo de accesorios.

Una vez diseñadas, la fiebre por lucirlas estaba garantizada y los hombres de la época la llevaban a todas partes sin necesidad de ser deportistas. Esto también fue impulsado por los cantantes de hip hop la época y por el auge de determinados deportes, como el baloncesto. Destacaban los tejidos impermeables, el flúor, las prendas oversize y los calcetines siempre a la vista.

Los trajes masculinos ochenteros

Durante los 90, los 00 e incluso hoy en día es común llevar trajes para hombre de corte slim. Un síntoma de elegancia es llevar prendas que quedan como un guante e incluso vienen de la sastrería, realizados totalmente a medida para que luzcan a la perfección. No hay nada menos adecuado que vestir de una talla que no corresponde cuando hay que llevar etiqueta.

En la moda de los 80 esto fue completamente opuesto y, hoy en día, damos síntomas de volver a retomarlo, aunque con cierta prudencia. Las americanas de los trajes llevaban, cómo no, grandes hombreras, y también eran verdaderamente anchas y desproporcionadas. Los colores no se ceñían a los grises o marrones, pues empezaron a crear trajes muy chic con tonos pastel, de diferentes colores e incluso realmente llamativos.

Las camisetas de hombre en los 80

Las camisetas de hombre en los años 80 son todo un icono y merecen casi una tesis completa dedicada a ellas. Si algo causó sensación en esta época fue esta prenda, pues en las décadas anteriores prácticamente no se utilizaba y cualquier hombre que tuviera un trabajo al que acudir presentaba un armario repleto de camisas y trajes. Descubrimos las comodidades de las camisetas en los 80 y nunca más las soltamos, además, en ese momento se crearon todo tipo de modelos imaginables.

Las primeras en asomar la cabeza fueron las de estilo hippie, que ya se popularizaron a finales de los 70, cuando este movimiento todavía era bastante contundente. Estas son las que se hacían manualmente combinando colores y tintas, haciendo nudos y creando estampados de fantasía. Entrados en los 80 las había de todos los tipos y formatos, además, abundaban las que presentaban un cuello redondo y un estampado con el logotipo de una marca, de un grupo de música o una película. Con ellas, el hombre mostraba su identidad y sus gustos.

Los vaqueros de los años 80

Como hemos podido comprobar anteriormente, hay un patrón importante en la moda de hombre de los 80: es la comodidad por encima del viejo estándar de la elegancia. El mayor factor que influye en todos los ámbitos de la moda de la época es este, la informalidad y la practicidad como forma de vestir y como sinónimo de estilo.

Los vaqueros son sin duda una de las prendas que más simbolizan toda esta esencia, por lo que tuvieron un boom impresionante a lo largo de toda esta década. Como es lógico, se llevaban holgados y funcionales, muy lejos de aquellos modelos apretados y acampanados de los 70, que se hacían mucho más molestos en el día a día. De nuevo, las estrellas de la música de la época propiciaron mucho la popularidad de este tejido.

Las chaquetas ochenteras de hombre

Las chaquetas ochenteras para hombre son probablemente lo que hemos adoptado en la moda actual con mayor rapidez. Probablemente, habrás detectado cómo estas prendas han vuelto con fuerza en su estilo vaquero, bomber, ancho o multicolor. 

En esta época eran prendas indispensables y muy originales, casi se reinventaron por completo durante los 80. Esto concuerda con la forma en la que se abandonaron las americanas de los trajes y se incorporaron las camisetas, pues con estas no hay nada que case mejor que una chaqueta informal.

Los iconos de la moda masculina en los años 80

La popularización de determinadas prendas masculinas en los años 80 fue altamente fomentada por ciertas figuras populares e iconos de la moda en los que la gente joven se fijaba. Repasemos algunos de ellos.

Michael Jackson

La moda de los 80 no se puede entender sin la figura del rey del pop, Michael Jackson. El conocido cantante fue un máximo exponente de la música de la época y su legado todavía perdura, pues pocos son los que no conocen algunas de sus canciones más emblemáticas de principio a fin todavía a día de hoy. Su particular estilo al vestir fue copiado convertido en tendencia, especialmente su uso de sombreros y visibles calcetines blancos.

Tom Cruise

Tom Cruise fue uno de los actores más populares en la época de los 80, uno de los más deseados por el público femenino y referente como icono de estilo para los hombres de esta década. Si algo resultó ser todo un impacto para la moda masculina en ese momento fue la bomber que lucía en la película Top Gun, algo que se copió hasta la saciedad y que popularizó este estilo de chaqueta.

Public Enemy

Por su parte, Public Enemy fue un grupo estadounidense que se formó en el año 85 para cambiar el rumbo del Hip Hop para siempre y marcar estilo en la gente joven de la época. En ellos destacaba el uso de ropa informal, ancha, con vaqueros o mezclando atuendos deportivos. Algo determinante para que la gente de a pie copiara esta cómoda forma de vestir.

Rob Lowe

El actor Rob Lowe en la época de los 80 era tendencia y seducía a las adolescentes de la época. Se trata de un tipo elegante pero siempre con los looks de tendencia, portando también la conocida bomber y las camisetas blancas, pero llevando trajes ochenteros cuando hacía falta. Fue sin duda una de las inspiraciones más versátiles de la época.