Tipos de calzoncillos

scoger la ropa para el día a día no solo significa pensar en qué camisa, pantalones y zapatos vamos a ponernos, sino que también tenemos que pensar en la ropa interior. Aunque, de forma habitual, no le damos a la ropa interior la importancia que al resto de prendas, lo cierto es que esta determinará también la comodidad de todo el outfit. Es por eso que en este artículo vamos a centrarnos precisamente en la ropa interior masculina.

Aunque parezca mentira, podemos encontrar en el mercado muchos tipos de calzoncillos para hombre diferentes, sin embargo, tenemos la costumbre de abarcarlos todos en el término “calzoncillos”. Cuando vamos a comprar a las tiendas, la mayoría de las veces ni siquiera nos fijamos en la etiqueta, sino que compramos lo que más nos entra por la vista. Aunque esto está bien, lo cierto es que resulta bastante más importante de lo que parece entender qué tipos de calzoncillos existen, puesto que cada uno está especialmente diseñado para una función o cuerpo distintos.

Existen calzoncillos que tratan de ensalzar el cuerpo, otros que buscan recoger mejor. Los hay más ajustados o más sueltos, y cada uno de estos se vestirá mejor con un tipo de pantalón. Es por todo esto que, a continuación, te traemos algunos de los consejos para escoger calzoncillos más importantes que te cambiarán la forma de ver esta prenda interior. También te explicamos qué calzoncillos existen para que encuentres el tipo de calzoncillo ideal para ti. 

Tipos de calzoncillos

Como ya hemos comentado, es tan importante cuidar la ropa exterior como la interior, por ello escoger los calzoncillos adecuados debe de ser una prioridad a la hora de vestirnos. Antes de pasar a explicarte qué calzoncillo elegir según tu forma de cuerpo, vamos a exponer en una pequeña lista los tipos de calzoncillos para hombre que existen:

Slips

El primero de los tipos de calzoncillos que podemos encontrar en el mercado son los slips, un calzoncillo bastante ajustado que no cuenta con perneras y que, sobre todo, se utiliza para mantener los genitales en una posición fija. Ofrecen muchísimo más soporte que los boxes y, por lo tanto, se emplean por muchos deportistas que buscan unos calzoncillos que recojan a la perfección. 

A diferencia de los boxes que suelen llegar hasta la mitad de la pierna, estos están especialmente diseñados para evitar rozaduras o que la tela pueda apelmazarse en el muslo. Además, estos siempre se sitúan por debajo de la cadera, así que son perfectos para los vientres más planos. 

Existen slips que cubren más o menos en la parte trasera, así que esto es algo también a tener en cuenta, puesto que es tan importante la sujeción en la parte de delante como en la de atrás. Los que cubren menos en la parte trasera suelen ser más escotados y se conocen con el nombre de minislips.

Boxers

Los bóxeres se han convertido en el tipo de calzoncillo más vendido y, por lo tanto, en el más popular, ya que han desbancado a los slips, que era el tipo de calzoncillo que más utilizaba tradicionalmente. Generalmente, los boxers se fabrican de algodón, o con licra, pero cuentan con un poco de elastano que ayuda a que no sean tan rígidos como los slips y, en consecuencia, a que sean un poco más elásticos.

De esta manera, estos también suelen ser algo más ajustados, pero nunca hasta el punto de llegar a apretar. Precisamente dentro de este apartado podemos hallar diferentes tipos de bóxeres, ya que cada uno de estos es más o menos holgado y más o menos largo:

Bóxer clásico

Hablamos de uno de los tipos de calzoncillos más extendidos, de un largo hasta la mitad del muslo y bastante ajustados. Estos bóxeres clásicos se fabrican siempre en licra, de modo que son completamente elásticos y bastante ajustados al cuerpo. Con este tipo de calzoncillos no queda aire entre la piel y la tela, de modo que suelen recoger bastante bien.

Bóxer suelto

Este tipo de calzoncillo se considera el primero, puede ser que nació directamente de la ropa que llevaban los boxeadores, y de ahí se coge el nombre. Generalmente, estos se fabrican en algodón y parecen unos pantalones cortos. Estos bóxeres son holgados y largos hasta la mitad del muslo, y precisamente por esto ofrecen muchísimas más transpirabilidad, ya que permiten que el aire circule.

Este tipo de calzoncillo se caracteriza porque tiene una bragueta y, por lo tanto, una apertura que permite ir al baño sin la necesidad de quitarte los calzoncillos. Puesto que es un bóxer más holgado, estos no son los más recomendados si vas a utilizar un pantalón pitillo, puesto que se apelmazará el tejido y no solo resultará bastante incómodo de llevar, sino que además podrá marcarse y verse a través de la ropa.

Suelen ser más adecuados para hombres de piernas delgadas para evitar que estos se peguen en exceso. Aun así, muchísimos hombres suelen utilizarlos exclusivamente, por ejemplo, para ir por casa o para dormir, pero no para salir a la calle, por lo que comentamos que interfieren con la ropa y no resultan nada estéticos.

Bóxer brief

A caballo entre el bóxer y el slip, este otro tipo de bóxer brief se considera un poco más ajustado. También alcanzan hasta la mitad del muslo, como los ejemplos anteriores, aunque suelen ser un poco más anchos en la zona de la cadera y ofrecen una mejor definición de la musculatura trasera.

Se caracterizan porque se visten por encima de la cadera, de modo que también ayudan a definir la cintura. Son los más versátiles y se recomiendan para todo tipo de cuerpo, aunque lo cierto es que eres un hombre con los muslos más gruesos o musculosos, es posible que aprieten o que se apelmacen en la parte superior de la pierna así que quizás no sean los más adecuados para ti. También se recomiendan para los hombres altos.

Bóxer trunk

Este es el tipo de calzoncillo que más se usa en la actualidad. Suelen confundirse en muchas ocasiones con el bóxer clásico, sin embargo, este es bastante más corto y no llega hasta la mitad de los muslos. Además de esto, son de tiro más bajo, por lo que la cintura de este calzoncillo siempre va a quedar por debajo de la cadera. 

Estos también se diferencian porque recogen mejor la zona de los genitales, de modo que ofrecen una mejor cobertura tanto en la parte delantera como en la trasera. Hablamos del tipo de calzoncillo que más se comercializa y en el que podemos apreciar el nombre de la marca en la zona de la goma de la cintura. Son los que más emplean con pantalones ajustados, puesto que no se marcan ni se mueven.

Bóxer faja

En este caso hablamos de un tipo de bóxeres que son de cuerpo completo y, por lo tanto, cubren tanto el torso como las partes íntimas hasta la mitad del muslo. Tal y como su propio nombre no se indica, es un tipo de faja que ayuda a mejorar la postura corporal y también a estilizar la figura. Pueden utilizarse, por ejemplo, para realizar deporte, pero no suelen llevarse en el día a día.

Push up

Para terminar con los bóxeres, este tipo de calzoncillos están especialmente diseñados para estilizar el trasero y para mejorar la estética de la zona de los glúteos. Existen dos tipos o bien los que elevan el glúteo de forma natural por la forma en la que se ha diseñado el calzoncillo, como aquellos que utilizan unas almohadillas de aumento.

Long Johns

Hablamos de las calzas de toda la vida a los que también se los llama calzoncillos largos, lo que significa que son como unas mallas que cubren toda la pierna, desde la cintura hasta los tobillos. Precisamente porque ofrecen tanta cobertura, se fabrican con lanas de gran calidad con algodón o poliéster y suelen utilizarse, sobre todo, por los hombres que realizan deporte al aire libre o por los más frioleros. 

Tanga

Aunque de forma habitual asociamos esta prenda de ropa a las mujeres, lo cierto es que también existen para los hombres. Quizás es el modelo de calzoncillo menos utilizado, pero puede resultar muy útil sobre todo para las ocasiones en las que se quiere vestir un pantalón muy ajustado y no queremos que se marque en absoluto la ropa interior.

Consejos para escoger los mejores calzoncillos

Que existan varios tipos de calzoncillos diferentes es un hecho que se relaciona directamente con la funcionalidad de cada uno. Esto se debe a que cada cuerpo es diferente, ya que cada persona realiza unas actividades y también se siente más o menos cómoda con un tipo de prenda de ropa. 

Es precisamente por todo esto que a la hora de escoger calzoncillos vale la pena entender bien cómo se ajusta cada uno al cuerpo, para qué sirve y cuáles son sus cualidades para poder combinar estética, funcionalidad y confort. Así que considera los siguientes aspectos:

Tipo de cuerpo

Es importante tener en cuenta que cada calzoncillo está diseñado teniendo en cuenta tres áreas que son las de los muslos, el paquete y el trasero. De esta forma, lo mejor es que pruebes distintos tipos para que veas cuál de ellos acopla mejor a cada una de estas partes, aunque las recomendaciones generales son las que te explicamos a continuación: 

  • Para las personas que tienen un cuerpo bastante delgado o que son bajitas se suele recomendar calzoncillos más ajustados, puesto que estos ayudan a estilizar y a definir mejor la figura. En este caso hablamos de que el tipo de calzoncillo más adecuado podrían ser los calzoncillos cortos o los briefs.
  • Por otro lado, si tienes un cuerpo de tipo triángulo invertido o de trapecio, entonces los trunks seguramente funcionen mejor contigo. Este tipo de calzoncillos cubre más el área de los muslos, así que si eres una persona que sufre de rozaduras en los muslos probablemente te venga mejor otro tipo de calzoncillo.
  • Por otro lado, si tu cuerpo es tipo triángulo invertido, puedes utilizar los boxers anchos o los boxes tradicionales, ya que esto te ayudarán a equilibrar la masa muscular.
  • Para terminar, se recomienda utilizar o boxers o boxes tradicionales también para personas que tengan una silueta de cuerpo más ovalada, puesto que de esta forma se sentirán bastante más cómodos.

Actividad y funcionalidad

Como ya hemos comentado, el ejercicio que vaya a realizarse también determinará el uso correcto o más adecuado de un tipo de calzoncillo u otro. Si vas a utilizar calzoncillos simplemente para el día a día y no piensas realizar deporteentonces podrás utilizar cualquier calzoncillo ancho o estrecho según mejor te acople. 

Sin embargo, sí que se recomiendan calzoncillos más ajustados o apretados, como pueden ser el bóxer brief o los slips para realizar tareas de deporte, ya que esto te ofrecerán una mejor sujeción. 

Confort

A la hora de escoger calzoncillos, ya hemos explicado anteriormente que la comodidad va a ser el principal motivo. Escoger la ropa interior equivocada puede arruinarnos el día, puesto que esta prenda se sube, se baja y puede generarte grandes problemas. Por ello, probar distintos tipos de calzoncillos hasta encontrar el más adecuado para nuestra figura es la mejor recomendación que podemos darte. 

De esta manera, prioriza siempre tu comodidad antes que la estética. Ahora podemos encontrar en el mercado una amplia variedad de modelos diferentes, así que seguro que puedes hallar el calzoncillo que más te guste y a la vez que mejor se ajuste a tu forma de cuerpo.