Tipos de barba corta

Las barbas se instalaron en la sociedad occidental en la segunda década de los años 2000 y desde entonces gozan de una popularidad sin parangón. De esta manera, en los últimos veinte años hemos pasado de un estilo general en el que prácticamente todos los hombres iban a diario con un rasurado adecuado a un estilo de barbas cortas bien cuidadas y que permiten conseguir un estilo más marcado y más masculino.

Si te preguntas qué es la barba, la respuesta es muy sencilla. Es un tipo de pelo que crece sobre la barbilla, el cuello, en las mejillas y en la zona del labio inferior de los hombres. En la mayoría de los casos se combina con el bigote, que crece sobre el labio superior de los mismos.

Históricamente, el vello facial de los hombres se ha relacionado con la sabiduría, con la sexualidad y con un estatus social elevado. De hecho, en muchas sociedades, se ha considerado, a lo largo de los siglos, como símbolo de poder. Claro está que esta debe estar cuidada para que así sea, ya que si no lo está, se relaciona con la falta de higiene.

Ahora bien, el hecho de cuidar la barba implica llevarla bien recortada, independientemente de la longitud de la misma. De esta manera, el vello facial masculino puede recortarse de diferentes maneras para dar lugar a distintos tipos de barba corta. Por este motivo, en este artículo te vamos a explicar las tipologías que existen dependiendo de la forma que se le dé. Sigue leyendo para obtener más información sobre los tipos de barba corta para hombres. 

¿Qué tipos de barba corta se pueden definir?

Si bien la barba es un atributo que se relaciona con lo masculino y con el poder, es también un elemento que forma parte de la identidad de los hombres. Conforma parte de la personalidad masculina y funciona como una especie de carta de presentación cuando nos presentamos ante los demás. De hecho, existen estudios que demuestran que un hombre con la barba bien cuidada puede ser percibido como una persona más convincente y dar la impresión de que es más seguro de sí mismo.

Ahora bien, no a todos los hombres les crece la misma densidad de vello facial en el rostro. De hecho, mientras a algunos les crece una barba densa, a otros les crece una barba más bien escasa. Sea como sea, puedes utilizarla para darle a tu rostro un toque único y aprovecharla para resaltar o disimular las facciones del mismo para incrementar tu atractivo.

En este sentido, tenemos que decir que no todos los hombres tienen el mismo tipo de barba ni el mismo tipo de fisionomía facial. Por este motivo, puedes elegir recortar tu vello facial de tal manera que haga que tus facciones sean más armónicas. Así pues, vamos a mostrarte los distintos cortes de barba que puedes aprovechar dependiendo de los rasgos de tu cara.

Barba corta simple

Este tipo de barba es, tal vez, la más común que se suele ver en la mayoría de los hombres en la actualidad. Se caracteriza por ser una barba de tres o cuatro días bien recortada y perfilada. Se debe mantener cada dos días para controlar que no crezca demasiado y no adquiera un aspecto desaliñado. Después de todo, con este corte, se consigue un estilo sencillo y elegante que aporta seriedad y confianza.

Es decir, que se debe rasurar la zona del cuello por completo y delinear una línea por encima de la nuez. Este tipo de barba es apta para todo tipo de rostros y es capaz de hacer que aquellos hombres que la lucen tengan un aspecto mucho más juvenil. Sin embargo, es cierto que queda mucho mejor en aquellas personas que tienen el rostro ovalado.

Barba completa o cuadrada

Es un tipo de barba corta muy similar al anterior. Consiste en dejar que la barba de tres o cuatro días pase a ser de más de una semana. Sin embargo, no debe quedar desaliñada, sino que debes mantener su longitud y debes recortarla cada dos o tres días.

De la misma manera, se debe de perfilar bien, rasurando los pelos que sobrepasen la línea marcada por la forma de la misma, tanto en las mejillas como en la zona del cuello, por debajo de la nuez. Del mismo modo, también conviene vincularla con las patillas y mantenerlas exactamente al mismo tamaño y densidad que estas, al igual que en la zona del bigote. Suele requerir de peinado diario y del uso de aceites y bálsamos.

Ese tipo de barba es perfecta para romper las proporciones del rostro de aquellos hombres que tienen la cara demasiado redonda. Sin embargo, también es una buena opción para aquellos que tienen el rostro ovalado. El resultado es que les da a los chicos un aspecto decidido y llamativo.

Barba corta resaltando algunas zonas

Hay hombres que deciden recortarse la barba de una manera determinada, de manera que dejan crecer más o menos el pelo en ciertas partes. Por ejemplo, un estilo es dejar crecer más que el resto el vello facial que se encuentra en la parte inferior del labio o en la zona del bigote. Otros hombres deciden rasurarse los pelos de los laterales y los del bigote y se dejan más larga la perilla.

En cuanto al resto de las zonas, también deberán estar cuidadas, eliminando el vello que crece pasada la línea de la barba, tanto en el cuello como en las mejillas. Es decir, la idea es hacer que la barba esté bajo control y no de la sensación de estar desaliñada. De esta manera, aquellos hombres que tienen la forma de la cara más bien alargada, conseguirán hacer, gracias a este estilo, que su rostro de la sensación de ser un poco más redondeado y equilibrado.

La barba de candado

Se trata de un estilo que tuvo un éxito arrollador en la década de los noventa y que se encuentra de regreso en los últimos años. Se trata de un tipo de corte de barba bien definido y que une la zona de la perilla y la zona del bigote enmarcando la boca, generando un fuerte contraste entre las zonas con vello facial y las zonas rasuradas.

Este tipo de barba suele ser perfecta para aquellos hombres con el rostro alargado u ovalado. Sin embargo, aquellos hombres que tienen la cara redonda, deberían evitar este estilo. Esto se debe a que acentúa enormemente los rasgos redondos del rostro. De hecho, este estilo recibe también el nombre de “barba circular”.

En cuanto al mantenimiento, es cierto que este estilo de barba se debe recortar y rasurar cada uno o dos días. De esta manera, se puede seguir manteniendo el contraste del delineado entre las zonas con vello y las que se encuentran rasuradas. Para ello, es necesario utilizar la máquina de afeitar, una cuchilla y unas tijeras para darle forma.

Barba Van Dyke

Este estilo de barba se caracteriza por dejar crecer el bigote y la perilla. Sin embargo, la perilla se alarga hacia ambos lados del rostro casi hasta la zona de las orejas y por la parte inferior del mismo. Es una barba de un par de semanas, pero requiere un mantenimiento cada uno o dos días para mantener bien rasuradas las mejillas y para darle la forma tan característica de este tipo de vello facial masculino.

Se puso de moda hace algunos años gracias al estilo de barba que llevaba este pintor del siglo XVII en sus autorretratos. En cuanto a los tipos de rostros masculinos que se benefician de este tipo de barba se encuentra el de forma de diamante y el ovalado. De hecho, los rostros de tipo diamante necesitan aumentar el volumen de la zona de su mentón y de la parte inferior de su mandíbula, ya que es demasiado pequeña. En cuanto a los rostros ovalados, todos los estilos les quedan bien.

Barba con mostacho

Este estilo recuerda mucho a la barba corta simple, que hemos dicho antes que se consigue dejándola crecer durante tres o cuatro días y, a partir de aquí, mantener la longitud de la misma para que no parezca demasiado desaliñada. No obstante, tiene una variación importante: lo importante es dejar crecer el bigote más que el resto del vello facial.

Para conseguir este estilo, debes dejar crecer tu barba durante dos o tres semanas. De esta manera, cuando veas que tu bigote ya es lo suficientemente largo, puedes rasurar todo tu rostro y dejar el mostacho tal cual. Conviene que le des forma al mismo con unas tijeras y definas el resto de las zonas de tu rostro, eliminando el vello facial de la zona de las mejillas y del cuello, por debajo de la nuez.

Este estilo de barba es ideal para estilizar el aspecto de aquellos hombres que tengan el rostro ovalado o el mentón muy pronunciado. Gracias al bigote, se consigue un equilibrio que hace que todas las partes del rostro queden mucho más armonizadas entre ellas.

Barba ancla

Este tipo de barba se conoce también como barba de chivo y se trata de uno de los estilos más reconocibles. Lograr este look es muy sencillo, ya que tan sólo debes realizar un afeitado apurado de toda la barba del rostro exceptuando la zona de la barbilla. Para lograr un estilo perfecto, debes tener en cuenta que no debe quedar ni demasiado larga ni demasiado corta.

De esta manera, se consigue despejar el rostro y dejar libre de vello facial la zona de las mejillas y del cuello. Al igual que el anterior, debes realizar un mantenimiento cada dos días para mantener la forma y seguir con un look totalmente pulido. Si quieres dejar la barba un poco más larga, debes mantener la barba de aspecto de dos semanas e ir perfilando su forma con una navaja o con una máquina de afeitar cada dos o tres días. Este estilo es perfecto para disimular los rasgos faciales en hombres que tienen el rostro de tipo triangular.

En definitiva, como hemos dicho antes, no todos los estilos de barba se sientan igual de bien en todos los tipos de rostros masculinos. De hecho, hay hombres privilegiados, como los que tienen el rostro ovalado, que todos los estilos de barba les quedan perfectamente, gracias a que sus facciones son muy armónicas.

Sin embargo, otros tipos de rostros masculinos, como los cuadrados, los redondos, los alargados, los triangulares, los de forma de diamante y los que tienen forma de corazón, lucen mejor con determinados tipos de vello facial. Después de todo, debes tener en cuenta cómo es tu rostro, la densidad y la forma de tu barba, así como el estilo que quieres llevar para ganar confianza en ti mismo.