Tipos de bigotes

La barba y el bigote son dos de las formas más fáciles de ganar personalidad y de definir nuestro rostro en función de nuestras facciones. En este artículo, queremos centrarnos sobre todo en el bigote, un elemento atemporal que, si se cuida con los productos adecuados y se recorta para definir cierto estilo, puede ayudarnos a cambiar completamente de aspecto.

Sin embargo, aunque no lo parezca, existen muchísimos tipos de bigotes diferentes, cada uno de ellos con una forma distinta y, por lo tanto, más o menos apto para un tipo de cara u otra. Así que, con esto en mente, a continuación, queremos hablarte de los tipos de bigotes que existen. Te explicamos sus características y para qué tipo de rostro son mejores para que puedas encontrar el que mejor se adapta a ti y te lances a dejarte crecer el bigote.

¿Qué tipos de bigote hay?

Como comentamos, el bigote se ha utilizado desde siempre, pero es cierto que en cada cultura, en cada territorio y en cada época han surgido de nuevo modelos de bigote diferentes. Es por esto que, en la actualidad, podemos encontrar una gran variedad de bigotes, pero antes de escoger el que más nos gusta es importante que tengamos en consideración también nuestro tipo de vello, mucho lo poco que crece y la forma natural de nuestro bigote y barba para saber si podemos hacernos el bigote que nos gusta.

A eso hay que sumarle el hecho de que cada rostro es diferente, por lo que, aunque es cierto que los bigotes pueden convertirse en un sello de identidad, es importante conocer los tipos de bigote que existen para encontrar el que mejor se adapta a nosotros. 

1 Bigote herradura

Empezamos por uno de los tipos de bigote más habituales y que toma su nombre directamente de una herradura de caballo, puesto que precisamente tienen esta misma forma. Con una silueta que imita la U invertida, hablamos de un bigote en el cual las puntas se extienden desde su nacimiento hasta la parte baja de la barbilla, por lo que podemos entender que es un bigote que se combina con parte de la barba.

Para dejarnos este bigote herradura vamos a necesitar recortar el resto de la barba y rasurar por completo los laterales para que los extremos de las puntas queden bien definidos y completamente rectos. Así, este bigote herradura marca completamente la boca y puede servir para definir la mandíbula en algunos casos. Es importante que tengas un vello considerable si quieres llevar este tipo de bigote, ya que, de lo contrario, si quedan huecos, no resultará demasiado estético. 

2 Bigote lápiz

Continuamos con otro bigote muy famoso y que también suele utilizarse bastante. Este es un tipo de bigote que funciona perfectamente con las personas que tienen menos vello como con las que tienen un vello abundante. Recibe su nombre por el hecho de que parece simular el trazo de un lápiz, puesto que hablamos de un bigote muy fino que se parte en el medio sobre el arco de Cupido.

Este bigote de lápiz puede recortarse o bien en la zona inferior para llevarlo más pegado al labio o, por el contrario, también puede recortarse en la parte superior para llevarlo más pegado a la nariz, aunque esto suele ser mucho menos habitual. De la misma forma, puede recortarse en forma de pirámide, considerando el tipo de vello y de forma que se quiera dar.

Es el más recomendable para las personas que tienen rostros ovalados o redondos, pero también es uno que lleva bastante trabajo porque hay que recortarlo constantemente para que el bigote no crezca en exceso y, por lo tanto, se pierda la forma.

3 Bigote morsa

Este otro tipo de bigote es menos habitual y suele estar más bien reservado para las personas que tienen un vello abundante, incluso el pelo rizado. Suele sentar bien a los hombres que tienen facciones anchas, puesto que este tipo de bigote es denso, largo y grueso y, en muchas ocasiones, llega a cubrir el labio superior y parte del inferior dependiendo de la longitud a la que se lleve.

Se caracteriza también por ser bastante redondeado y por abarcar todo el grosor de la zona del bigote. Las puntas descienden hasta más allá de la comisura de la boca, donde pueden rizarse un poco hacia arriba o quedarse rectas, según el aspecto que queramos dejarle. 

4 Bigote Chevron

Otro de los tipos de bigote más clásicos es uno que también requiere que tengamos un bigote bastante frondoso, puesto que, en el momento en el que tengamos los vellos demasiado alejados y que se vean huecos entre medias, este tipo de bigote no funcionará ni quedará nada favorecedor. Pueden utilizarlo las personas con todo tipo de rostros, pero suele ser más favorecedor para los que tienen el rostro ovalado.

Con uno de los mantenimientos más sencillos de todos los bigotes de esta lista, el bigote Chevron se asemeja bastante al bigote morsa, salvo que no llega a tener las puntas tan largas y se recorta bastante más para evitar que pueda llegar a tapar el avión superior. En general, suele ser el tipo de bigote que ocupa toda la franja de la zona del bigote hasta justo el borde de la comisura de la boca.

5 Bigote inglés

Uno de los bigotes más elegantes, este bigote inglés, como su propio nombre dice, procede del gentleman victoriano londinense. Su presencia queda especialmente favorecedora en todas las caras alargadas y estrechas, ya que ayuda a centrar la vista en este punto. Sin embargo, aunque es uno de los más clásicos y elegantes, también lleva bastante trabajo, puesto que hay que afinarlo y recortarlo al detalle.

Para llevar un bigote inglés como toca necesitarás dejar una pequeña línea divisoria que separe ambos lados del bigote y, después, asegurarte de que este se curva hacia arriba en los extremos. También es un bigote bastante frondoso, pero al que sí que se le da una forma muy concreta.

6 Bigote francés

Este puede entenderse como una variación del bigote inglés, puesto que ambos son prácticamente iguales hasta el punto de que en muchísimas ocasiones se confunden. De esta manera, la característica que nos diferencia es el hecho de que en este caso el bigote francés suele ser más denso que el inglés y, además, no se parte en el centro, sino que ocupa todo el ancho desde un lado de las comisuras de la boca hasta el otro.

En este caso, de nuevo, es importante que las puntas se trabajen bien y se curven hacia arriba, utilizando siempre algún tipo de crema fijadora para asegurarnos de que este semicírculo se queda empinado durante todo el día.

7 Bigote piramidal

Bigote tipo piramidal

De una forma similar al bigote inglés, en este tipo de bigote también vamos a encontrar que se deja un trozo de piel en el centro del bigote al descubierto que separa los dos lados. La diferencia principal con este tipo de bigote piramidal es que es bastante más fino y no necesita de un pelo tan denso para funcionar. Como su propio nombre indica, se asemeja a la forma de un triángulo o de una pirámide y resulta bastante favorecedor para todos aquellos hombres que tengan las caras mínimamente ovaladas. 

En la misma forma, este también toma ciertas características del bigote Chevron, puesto que se recuerda justo por encima de los labios y llega hasta la comisura de la boca, asegurándose de que estas quedan visibles en todo momento. Es bastante fácil de hacer y de mantener y, por ello, suele ser también uno de los más habituales. 

8 Bigote imperial

También se lo conoce con el nombre de “manillar” y está más bien destinado a todos aquellos que presentan rostros rectangulares o cuadrados, puesto que no llega a favorecer tanto a los rostros redondos. Esto se debe precisamente a que es un bigote que se lleva a largo hacia los extremos hasta el punto de que se curva sobre las mejillas.

Puede recordar al bigote inglés y francés, ya que tiene ciertas características similares, puesto que este también es frondoso y sus puntas acaban en semicírculos. Sin embargo, como comentamos, este lleva unas puntas muchísimo más extensas debido a que a cada mechón que nace se va recortando las puntas de forma redondeada. 

9 Bigote revolucionario

Bastante similar al bigote imperial, este también suele utilizarse por aquellas personas que tienen bigotes muy poblados, así que está más bien reservado para las personas que son capaces de producir mucho vello. También es otro bigote largo en los extremos y, en este también se le moldean las puntas, pero no hasta tal grado como para llegar a alcanzar ese semicírculo tan característico del bigote imperial o del inglés.